Cachorros en adopción ,una alternativa a la compra

23 ene, 2012 por

Cachorros en adopción ,una alternativa a la compra

La llegada de una mascota a la familia es un momento de celebración pero también de dudas: ¿Se adaptará a su nueva familia? ¿Crecerá sano y feliz?

 

Es por ello, que los nuevos dueños del animal deben adoptar todas las medidas necesarias para que la  mascota se encuentre a gusto en su nuevo hogar. Es un error adquirir un cachorro pensando que es un muñeco de peluche y que su razón de ser, es dar cariño a la familia de una forma exclusiva. El perro tiene inquietudes y necesita una adaptación previa, la cual se consigue siguiendo unas estrictas pautas que hay que inculcar al animal.

 

Adoptar un perro abandonado adulto, una alternativa a la compra de un cachorro

 

El perro adulto abandonado en una protectora o perrera, puede llegar a ofrecer un cariño innato y un agradecimiento eterno a sus nuevos amos. Además, una parte fundamental del aprendizaje ya lo ha adquirido y no es necesario comenzar a enseñar las normas básicas como si fuera un cachorro. Pese a los posibles traumas que el perro adulto hubiera padecido en su vida anterior, el animal tiene una capacidad sorprendente para recuperarse psicológicamente, siempre ayudado por su nueva familia y, en ocasiones extremas, con la ayuda de un especialista.

 

Un espacio apacible para el perro

Cuando un perro adoptado en una perrera o protectora, donde puede haber sufrido traumas de distintas características, llega a su nuevo hogar, suele mostrar síntomas de desconfianza y tener muy desarrollado el instinto de territorialidad. Aunque a sus adoptantes les encantaría tener a su perro o cachorro siempre a su lado, incluso durmiendo en la cama o sofá, es conveniente buscarle un lugar dentro de la casa que considere como un espacio propio, donde puede permanecer en calma y sin molestias. Este lugar nunca debe ser un lugar de castigo, sino un refugio agradable donde se sienta protegido. Por lo tanto, se debe evitar mandarlo a su guarida después de una reprimenda. Así, poco a poco, se acostumbrará a su nuevo contexto y se acercará paulatinamente al centro neurálgico de la casa, donde la familia hace ‘vida’.

Consejos a la hora de su adopcion de cachorro

 

Si se deshecha la posibilidad de adquirir un perro adulto y se opta por un cachorro, hay que tener en cuenta una serie de pautas para su adquisición: es conveniente traerse el cachorro cuando es capaz de comer solo lo ideal es a los 60 días, ya que todavía es una necesidad vital para el animal, convivir con su madre y el resto de la camada. De hecho, durante el período comprendido entre la cuarta semana al final del segundo mes, el cachorro aprende ciertas normas adquiridas de sus congéneres. Por ejemplo, determinan la fuerza al morder mientras juega con su hermano, las normas básicas de sociabilidad con los demás perros y el respeto a la autoridad representado por sus progenitores. Estos son sólo algunos ejemplos de todo lo que los cachorros aprenden con los miembros de su familia durante el período de 40 días a dos meses y medio, por lo que es conveniente adquirirlo posteriormente.

 

Consejos ante la llegada de la mascota al hogar.

El nombre del cachorro

Lo primero a tener en cuenta es algo muy simple: el nombre del cachorro. Es fundamental que se invoque su nombre de una forma pacífica y alegre. Nunca se debe usar asociado a una amonestación o a una amenaza para que, en un futuro, no lo asocie a un castigo o a una reprimenda e influya negativamente en su carácter. Es el primer paso importante para la adaptación de un cachorro a su nueva familia y a su nueva casa.

 

Las primeras noches del cachorro en su nuevo hogar

La primera noche suele ser la más difícil para un cachorro en su nuevo hogar; y es también la que, con demasiada frecuencia, los nuevos adoptantes o compradores, por falta de paciencia o experiencia, deciden inmediatamente la devolución del animal por sus continuos lloros, micciones y dificultad de adaptación. Aunque parezca increíble, para mucha gente una sola noche es suficiente para medir el grado de adaptación del perro. Hay que tener paciencia y elaborar algunos trucos para que no se sienta demasiado solo, con ansiedad y asustado.

Dos soluciones muy simples pero a la vez muy efectivas para eliminar su ‘nostalgia’ por la antigua guarida y evitar su desolación inicial son darle una manta o un objeto que pertenezca a su antiguo hogar, así como un reloj próximo a su nido para que, su tic tac le reconforte y sepa que no esta sólo.

Cómo enseñar a los cachorros dónde deben realizar sus necesidades

 

Enseñar a un cachorro que tiene que orinar fuera de casa no es fácil y hay que tener paciencia. Lo primero que hay que hacer para que el perro aprenda lo más rápidamente posible donde hacer sus necesidades es iniciar unas rutinas acordes con los momentos de mayor necesidad del perro: dar un paseo cuando se despierta, después de las comidas, después del juego o tras beber facilita enormemente el aprendizaje.

Cuanto más desorden en las rutinas de paseo, más desorientación mostrará el cachorro. Es fundamental no castigar al perro ya que la evacuación es una necesidad vital incluso para las personas. ¿Cómo nos sentiríamos nosotros si se nos castigase por ello?

 

Es bueno tener en cuenta que empujar la nariz del cachorro en su orina o levantar la mano para asustarle no va a producir resultados, sólo dará lugar a que el perro desconfíe de su nuevo dueño. Un enérgico ‘no’ es más efectivo que cualquier castigo físico por leve que sea. Por el contrario, es muy importante y útil recompensar al animal con una golosina cada vez que realiza sus necesidades en la calle. Siguiendo estas sencillas reglas y con mucha paciencia es muy posible que, en un tiempo muy corto, el perro adquiera el hábito correcto.

Probablemente después de los primeros días de aclimatación el perro alcanzará toda la vivacidad de su edad. Pese a ello hay que mantener la atención y conocer sus hábitos: si tiene la costumbre de mordisquear objetos cortantes, cables eléctricos o de otro tipo, de tragar lo que no debe, en definitiva, detectar cualquier riesgo. Y por supuesto, visitar al veterinario  para comenzar con sus controles periódicos y vacunas correspondientes.

 

Roberto Camino Maneiro.

 

0 Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Por qué NO debes regalar ese cachorro a tus hijos ? - Alimentación Canina | Alimentación Canina - […] navidad, y algunos de vosotros os estaréis planteando dar una gran sorpresa a vuestros hijos , regalando ese cachorrito …

Deja un comentario